Ante el hecho de diseñar nuestros propios avatares, las personas asumimos un rol de autores y productores de los mismos. Lo cual, nos convierte en prosumidores -productores y consumidores de información, en el mismo instante-, navegantes en y por la red.

Una década atrás, se pensaba en Internet como un gran repositorio de datos, una biblioteca virtual. Hoy la concebimos diferente, ya que colaboramos, participamos, nos mostramos, construimos conocimiento. Algunos de esos sitios lo constituyen las redes sociales -existen de diferentes comunidades, en torno a la cocina, la literatura, la historia…-, lo cual viabiliza la exploración de identidades y subjetividades, creando una idea de comunidad. Y como tal, necesitamos que algo nos identifique y diferencie -de manera virtual-; en este “mundo” tan amplio. Es por ello que surgen los avatares virtuales.

El involucramiento en un entorno y un colectivo de personas, dentro del cual uno se identifica, es ya una cuestión de grupo especialmente para los jóvenes, en los que la interacción con sus pares, es la motivación principal, para utilizar las TIC.

La Web 2.0, ha traido consigo al avatar, recurso digital, esencial para presentarnos ante nuestra comunidad virtual. Para ello he elaborado un tutorial, que nos permitirá diseñar y caracterizar un avatar que nos represente, a través del servicio online gratuito de Voki.

l

Bibliografía Web Consultada:
Anuncios

Los comentarios están cerrados.